¿Quién no desea después de un largo día llegar a casa y relajarse?  Para eso no hay nada mejor que un baño caliente, excepto, un baño enriquecido con sales perfumadas caseras. Son muy fáciles de preparar en nuestra casa. Serán ecológicas, baratas y realmente beneficiosas para nuestro cuerpo. Lee este artículo y te enseñaré como hacerlas ¡¡anímate te encantarán!!

[showhide more_text=”Quiero Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

sales de baño caseras

¿Qué necesitamos para prepararlas?

  • 1 Kg de sal gruesa
  • 3 cucharadas de sulfato de magnesio ( suelen venderlo en las perfumerías)
  • 2 cucharadas pequeñas de bicarbonato de sodio
  • 10 gotas de colorante alimenticio del color que más os guste
  • Aceites esenciales, los más relajantes son lavanda, geranio o rosas y necesitamos aproximadamente unas 30 gotitas

¿Cómo prepararlas?

Lo primero que debemos de hacer es aportar el color a la sal gruesa, para ello colocamos el kilo de sal en un recipiente y añadimos las 10 gotas de colorante alimenticio. Cerramos el bol y lo agitamos bien hasta que el color se extienda de manera uniforme.

El segundo paso es añadir a la sal ya teñida el sulfato de magnesio, el bicarbonato de sodio y el aceite esencial elegido. Cerramos el recipiente y lo sacudimos nuevamente para que todos los ingredientes se mezclen bien.

sales de baño caseras

Por último colocaremos las sales en un bonito tarro de cristal. Recordarte que estas sales casera no se estropean con el paso del tiempo pero las propiedades de los aceites esenciales pierden propiedades a partir de los 3 meses.

Ahora espero que disfrutéis de un buen baño cargado de todos los beneficios que nos aportan nuestras sales de baño caseras.

Recordar mostrar este paso a paso a vuestros amigos para que puedan disfrutar de los beneficios de las sales.

[/showhide]